Bono de vivienda abre puertas a pobres y jóvenes

Naco (Santa Bárbara), 15 de febrero. Don Reynaldo Oliva, de 56 años, decidió acompañar a su hija Martha (26) a hacer los trámites para el apartado de su casa cuando recordó los momentos tristes que vivió su familia hace muchos años y durante su infancia con el pago de alquiler. Hoy, que su primogénita tiene la oportunidad de hacerse de una vivienda digna, dijo que “es algo que no se puede agradecer de ninguna forma”.

Los Oliva fueron parte de los invitados al acto de promoción y socialización que realizó hoy el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández en Naco (Quimistán, Santa Bárbara), del proyecto de vivienda social Green Valley, que permitirá que 3,058 familias puedan acceder a una casa digna, con cuotas bajas y tasas de interés preferenciales.

Martha trabaja como operadora de diseño en el Grupo Gildan y su salario de 8,000 lempiras lo considera una bendición; sin embargo, dijo que por mucho tiempo miró casi imposible poder obtener una vivienda, “hasta que nos hablaron de Green Valley y el bono del Gobierno y es una gran oportunidad”.

El padre de Martha recordó que “durante mi infancia sufrí mucho porque mi familia pasó alquilando casi toda su vida, y recuerdo que a veces llorábamos porque nos sacaban de la casa cuando no podíamos pagar; ver que mi hija se puede hacer de su propia casa, es algo que me hace muy feliz”.

Una cuota menor de 3,000 lempiras

Lo que más le agrada a Martha es que la casa de dos habitaciones tiene una mensualidad de 4,026 lempiras; sin embargo, con el bono de 110,000 lempiras que ofrece el Gobierno, por medio de la iniciativa impulsada por el presidente Hernández, la cuota baja a 2,850 lempiras.

La otra opción es una casa de tres habitaciones para la que se cuenta con una cuota de 4,756 lempiras, que con el subsidio del Estado baja a 3,579 lempiras; “es algo grandioso para los que trabajamos y nos hemos tenido posibilidad de tener nuestra casa”, dijo Martha.

Martha está embarazada de su primer hijo y don Reynaldo vive a inmediaciones de Cofradía, en otro proyecto habitacional que no tuvo la ventaja de acceso al bono de vivienda. Sin embargo, los ojos del padre se iluminaron cuando estuvieron frente a frente con el presidente Hernández y este les consultó sus criterios sobre el programa.

“Uno siempre quiere que sus hijos vivan mejor que lo que uno ha pasado, ver que mi hija tiene esta posibilidad, presidente, es algo que no podíamos imaginarnos”, dijo para luego expresar que “con estas oportunidades reales no podemos más que estar agradecidos”.

Por su parte, Martha le expresó al mandatario que “si bien yo no estaba alquilando, porque vivía donde mi papá, si lo hubiese hecho tendría que haber pagado no menos de 3,000 lempiras y hoy por algo que será mío solo tendría que pagar 2,850; es una gran ayuda la que nos están dando”.

Oportunidades, trabajo y desarrollo

El presidente Hernández visitó la casa modelo de Green Valley, que dentro de poco será habitada por su propietario, y frente a los desarrolladores del proyecto y algunos beneficiarios dijo que “el ideal es que todos tengan acceso a la vivienda, y que puedan ir pagando lo que será de ustedes en algunos años”.

El gobernante afirmó que las oportunidades de vivienda son oportunidades de trabajo para muchos, “y eso es desarrollo para el país, mientras mantengamos la economía en esa dinámica que nos permita seguir creciendo”.

También Hernández expuso que el esquema, que contempla a otros sectores de la población como el de los operadores de justicia, “debe ser una oportunidad real con un bono que les permita hacer más accesible el crédito, bajar las tasas de interés, las cuotas, y con eso ganamos todos, porque en la construcción de casas se genera empleo y hay crecimiento económico”.

Frente al mandatario estaba el joven Maynor Orlando Sánchez, de 24 años, quien trabaja como voluntario en el Cuerpo de Bomberos de Quimistán, y afirmó que “miraba difícil la oportunidad de hacerme de mi casa”.

“Con mi esposa somos jóvenes, pero hoy tenemos esta opción y no nos podemos quejar –agregó- porque desde la facilidad para pagar la prima hasta la cuota que baja de manera significativa con el bono, es algo que agradecemos de todo corazón”.

Pero el bono es de 130,000

Sin embargo, cuando Maynor estaba muy emocionado hablando de las bondades del programa, el presidente Hernández le anunció que había otra gran noticia para él.

“La semana pasada presentamos un proyecto de viviendas en Tegucigalpa que se llama Praderas Dignas, que abarca a los operadores de justicia y en este sector están los policías, jueces, fiscales, militares, 911, y los bomberos y a este grupo se decidió concederles un bono de 130,000 lempiras”, manifestó Hernández.

Indicó que la decisión obedece a que estas personas sirven a la población y arriesgan sus vidas, “razón por la cual es meritorio que ellos tengan la posibilidad de tener su propia vivienda”.

“Señor presidente: le agradecemos estas oportunidades, porque son puertas abiertas para contar con nuestro patrimonio y en especial los matrimonios que venimos empezando”, dijo Maynor, muy emocionado.

La emoción fue aún mayor para Maynor, Martha y don Reynaldo cuando de voz del presidente Hernández conocieron que para las casas de dos habitaciones, con un costo de 380,00 mil lempiras, con el bono gubernamental la cuota se reduce a 2,850 lempiras ya con el pago de los seguros.

Mientras tanto, la vivienda de tres habitaciones, con un precio de 450,000 lempiras, con el subsidio gubernamental requiere un pago de 3,579 lempiras con el pago de los seguros y ambas opciones con una tasa de interés anual de 9.70%.

Solo en Green Valley se construirán 3,058 viviendas, que entre otros beneficios tienen pisos de cerámica, muebles de cocina, paredes repelladas, pintura en interiores y exteriores y son de 42.50 y 4.50 metros cuadrados.

“Es mi sueño hecho realidad”, dijo Martha, mientras sostenía la mano de su padre. A un costado, Maynor dejaba entrever que las lágrimas estaban a punto de aparecer, porque “toda mi vida he pensado en tener mi casa” y esos sueños al fin se vuelven una realidad.

V5.jpg

De interés

1. El esquema de viviendas de Green Valley forma parte del programa Honduras 20/20 que promueve el empleo por medio de la construcción de casas dignas para la población.

2. Los bonos que ofrece el Gobierno de la República por medio de Convivienda son de 60,000, 90,000, 110,000 y hasta 130,000 lempiras, esta última cifra para los operadores de justicia.

3. Entre los requisitos para acceder a los beneficios del esquema se encuentran: ser mayor de 21 años, no poseer vivienda, constancia de trabajo, 12 meses de antigüedad en su puesto, solicitud de crédito, copia de tarjeta de identidad y RTN numérico, y constancia de Convivienda de no haber recibido bono.